La fisioterapia acuática ofrece grandes ventajas ya que el medio acuático reduce el peso del cuerpo. Esto facilita la movilidad de las articulaciones así como un trabajo de fuerza muscular sin provocar lesiones.

Durante un proceso de rehabilitación los tiempos de recuperación disminuyen gracias a los beneficios del ejercicio en el agua.

Recomendado en patologías como fracturas, cirugías en extremidades inferiores, problemas de espalda, lesiones neurológicas, etc.